Inicios

A lo largo de la convivencia con el derogado Plan del Cabanyal que vino desarrollándose en nuestro entorno desde principios de los años 90, muchos de los que vivimos, trabajamos o simplemente conocemos los Poblados Marítimos de Valencia hemos venido repensando proyectos que nos ayudaran a recuperar espacios, atmósferas y situaciones. Espacios de los que nos sentimos parte, afortunados y orgullosos.

Reflexionar sobre cómo contribuir a dinamizar y alegrar la convivencia de una forma alejada de las proyecciones comerciales, pretendidamente progresistas y globalizadoras que se ofrecían como única alternativa.

Conseguir realidades tangibles que permitieran ofrecer una alternativa basada en la creatividad y el esfuerzo personal.

A finales del año 2014, La Marina Auxiliante de Valencia nos ofreció la Antigua Fábrica de Hielo (que llevaba años sin actividad), expoliada y agonizando en la incertidumbre con unas condiciones que suponían una oportunidad y que ahora nos permiten desarrollar dichas ideas.2